Han desafiado a Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita y prometen «venganza». ¿Quiénes son los hutíes de Yemen?

0
3

En sus 20 años de existencia, los hutíes se han acostumbrado a las luchas constantes por su fe chiita y su país.

DIARIOPAISRD.COM-***NOTICIA INTERNACIONAL ES BUENO SABER DE  ESTA HISTORIA,,(RT)-   “Para mi gran pesar, los yemeníes no pueden hacer frente a la situación por sí solos. Pero los principales actores de la región y la comunidad internacional pueden ayudar, porque está en sus manos que existe la solución. Por lo tanto, les pedimos que ayuden a nuestro país y a nuestro pueblo a poner fin a la guerra, a sentar a las partes en conflicto en la mesa de negociaciones, a comenzar la búsqueda de una solución que satisfaga los intereses de todas las fuerzas en Yemen, la región y el mundo. La seguridad y la estabilidad en Yemen son una parte integral de la seguridad y la estabilidad en la región y el mundo”.

– Ali Nasir Muhammad, ex Presidente de Yemen del Sur (1980-86); cita de una conferencia del Valdai Club, febrero de 2018

La mayoría de la gente sólo es consciente de los problemas globales que aparecen en las noticias. Si los medios no informan la historia, sentimos que el problema no existe. Por esta razón, a diferencia de los acontecimientos en Siria, Irak o Afganistán, la crisis en Yemen había seguido siendo durante mucho tiempo un tema vago y distante para la mayoría de las personas en todo el mundo.

Pero estos días, cuando los yemeníes se han vuelto contra Estados Unidos y sus aliados, las cosas han cambiado repentinamente. El movimiento hutí fue el único grupo de la región que se atrevió a decir la verdad sobre los acontecimientos en Palestina y defender a los palestinos. De repente, todos empezaron a hablar de ellos.

El 12 de enero, Estados Unidos y el Reino Unido atacaron a los hutíes en Yemen. El ataque fue una respuesta al bloqueo que los hutíes impusieron a los barcos israelíes (así como a los barcos que navegaban hacia y desde Israel) en el Mar Rojo. Millones de personas en todo el mundo apoyan a los hutíes, oficialmente conocidos como el movimiento ‘Ansar Allah’. Es oportuno saber más sobre este movimiento y obtener una comprensión más profunda de lo que ha estado sucediendo en Yemen.

Guerra sin parar 

Es bastante difícil sorprender al pueblo de Yemen con bombardeos. Durante muchos años se desarrolló en la región una guerra sangrienta entre las autoridades y los insurgentes hutíes. La situación empeoró en 2015 cuando una coalición árabe liderada por Arabia Saudita intervino en el conflicto. Según el Centro Yemení para los Derechos Humanos y el Desarrollo, más de 10.000 civiles murieron en el país en tres años de combates. Entre las víctimas se encontraban casi 2.000 mujeres y 2.500 niños.

En noviembre de 2017, Arabia Saudita y sus aliados decidieron cerrar todos los puertos terrestres, marítimos y aéreos de Yemen. Como resultado, el país devastado fue sometido a un bloqueo total, lo que resultó en un desastre humanitario. Además de los que murieron en el campo de batalla, miles murieron de hambre y cólera. Cuando finalmente se desbloquearon los principales puertos del país y el puente aéreo a Marib y los yemeníes pudieron recibir ayuda humanitaria, el problema no se resolvió del todo. A día de hoy, más del 70% de la población todavía necesita ayuda humanitaria.

Aparecen los hutíes

Yemen se sumió en el caos tras la unificación de Yemen del Sur y Yemen del Norte en 1990. El conflicto actual comenzó con una disputa entre sunitas y chiítas en 2004. En Saada, una ciudad en el noroeste de Yemen, los chiítas se pronunciaron contra las autoridades suníes. , quienes, según dijeron, los oprimieron por motivos religiosos y eran corruptos. La minoría religiosa declaró que quería la independencia y pronto comenzó un levantamiento armado.

La rebelión estuvo encabezada por el líder imán chiita Hussein Badreddin al-Houthi, quien fue asesinado a finales de 2004. Por eso a los combatientes del movimiento ahora se les llama “houthis”. Sin embargo, oficialmente el movimiento se llama ‘Ansar Allah’ (‘Partidarios de Dios’). Tras la muerte de Hussein, su hermano Abdul-Malik al-Houthi asumió su cargo y los combates continuaron. Las autoridades yemeníes llamaron a los hutíes una “quinta columna proiraní”.  En respuesta, el movimiento acusó al establishment político de Yemen de traición y de servir a los intereses del movimiento religioso wahabí de Arabia Saudita. Sin embargo, en 2010 las partes lograron llegar a un acuerdo y se estableció una tregua largamente esperada. Pero esto no duró mucho.

Hussein al-Houthi.

En 2010-2011, la serie de levantamientos revolucionarios llamados Primavera Árabe se extendió por todo el Medio Oriente, incluido Yemen. Miles de residentes enojados salieron a las calles exigiendo la renuncia del presidente Ali Abdullah Saleh, que había gobernado el país durante 33 años. Durante bastante tiempo, el presidente resistió e incluso sobrevivió a un intento de asesinato, pero finalmente se vio obligado a dimitir. En noviembre de 2011, mientras se encontraba en Arabia Saudita, Saleh dimitió.

En febrero de 2012, el pro saudí Abdrabbuh Mansur Hadi fue elegido presidente. Por cierto, las afirmaciones de los hutíes de que Arabia Saudita ha interferido en los asuntos internos de Yemen no carecen de fundamento.

Termina la Primavera Árabe y comienza la guerra

La dimisión de Saleh y la llegada al poder de un nuevo líder ciertamente no solucionaron los problemas del país. Por el contrario, los terroristas se hicieron aún más poderosos y la corrupción aumentó, mientras crecía el número de pobres y desempleados.

 Abuso internacional: por qué África podría ser la principal víctima del rechazo europeo al gas ruso

En medio del odio y los conflictos civiles, los hutíes volvieron a tomar las armas, y esta vez lucharon no sólo contra las autoridades sino también contra los militantes de Al-Qaeda, el partido Al-Islah (la versión local de los ‘Hermanos Musulmanes’), y otros radicales. El nuevo presidente, que no quiso entablar un diálogo con los hutíes, no hizo más que echar más leña al fuego.

Como resultado, en el verano de 2014, los combatientes de Ansar Allah tomaron el control de las provincias norteñas de Amran y Saada y las limpiaron de terroristas. Cuando los hutíes llegaron a la capital, Saná, Hadi se vio obligado a escapar a Adén. Cuando los chiítas también tomaron Adén, el presidente yemení huyó a Arabia Saudita.

Por cierto, el presidente derrocado inicialmente se había puesto del lado de los hutíes. A pesar de los numerosos intentos de los enemigos de romper su alianza, la cooperación entre Saleh y los hutíes parecía bastante sólida, al menos en ese momento.

Arabia Saudita entra en juego

Las victorias de los hutíes en el campo de batalla no sólo expulsaron a Hadi del país. También provocaron una fuerte reacción en Arabia Saudita. En marzo de 2015 el Reino Saudí anunció el inicio de una operación militar internacional contra la organización Ansar Allah que ahora declara organización terrorista. Unidos por la idea de la “chiitafobia”, se formó una coalición árabe que incluía a Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Bahréin, Kuwait, Sudán del Norte, Egipto y Pakistán.

Posteriormente, representantes del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU culparon a Riad de la crisis humanitaria en Yemen.

«Arabia Saudita debería financiar el 100 por ciento [de las necesidades] de la crisis humanitaria en Yemen», dijo el director ejecutivo del PMA, David Beasley. “O detener la guerra o financiar la crisis. La tercera opción es hacer ambas cosas”.

Fin de la alianza Saleh-Houthi

“Esto también pasará”  , se cree que estas palabras fueron grabadas en el anillo del rey Salomón. Y una vez más el dicho resultó ser cierto. Saleh y los hutíes, que alguna vez habían luchado codo con codo contra la intervención extranjera y las autoridades, con el tiempo se convirtieron en enemigos acérrimos. Sin embargo, esto no fue una sorpresa. El ex presidente estaba ansioso por recuperar el poder y trató a los hutíes únicamente como aliados situacionales.

FOTO DE ARCHIVO. El ex presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh. © Mohammed HUWAIS / AFP

En noviembre de 2017, el movimiento Ansar Allah intentó arrestar a Saleh y su familia. En ese momento, las partes lograron llegar a un acuerdo. Pero entonces estalló un conflicto armado entre las partes. Saleh llamó a los hutíes “rebeldes” y los acusó de incitar a una guerra civil. También hizo un llamamiento a Arabia Saudita para que levante el bloqueo e inicie el diálogo.

Los combates se cobraron la vida de cientos de personas de ambos bandos. El propio Saleh fue asesinado.

Conclusión

Los yemeníes no son ajenos a la guerra y los bombardeos. Resistieron la presión de los países vecinos y, con la ayuda de Irán, se hicieron más fuertes en términos militares. A pesar de sus armas modernas y sus considerables inversiones en este esfuerzo, la coalición anti-Houthi no ha podido derrotar a Ansar Allah. El grupo incluso logró organizar unidades de defensa antimisiles, atacar una zona cercana al aeropuerto internacional de Riad y atacar bases militares sauditas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here