Rusia ante la ONU: «ataques de Kiev a la planta de Zaporozhie son consecuencia directa de la aceptación criminal de sus testaferros de Occidente»

0
310

En las últimas semanas, las Fuerzas Armadas de Ucrania han bombardeado con regularidad la central, creando una amenaza que puede desembocar en una gran catástrofe nuclear.

DIARIOPAISRD CON NOTICIA INTERNACIONAL EN Rusia ha convocado para mañana martes una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que el tema principal serán los constantes ataques de Ucrania contra la central nuclear de Zaporozhie.

La subsecretaria general de las Naciones Unidas (ONU) para Asuntos Políticos y de Construcción de la Paz, Rosemary DiCarlo, inició la reunión lamentado que no exista una desescalada de tensiones en la zona de Zaporozhie y que, por el contrario, se reciban informes «prácticamente a diario de incidentes alarmantes en la central».

DiCarlo destacó la necesidad de concretar lo más pronto posible la visita de los especialistas del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) a la planta e informó de que los preparativos para esta misión están avanzando. En este contexto, aplaudió la disposición tanto de Rusia como de Ucrania para que el objetivo del OIEA se cumpla.

Asimismo, la subsecretaria enfatizó en que se necesita un acuerdo urgente para restablecer la central como una infraestructura civil y para garantizar la seguridad de la zona, debido a que cualquier daño potencial a esta o cualquier otra instalación nuclear en Ucrania podría dar lugar a un incidente nuclear de consecuencias catastróficas, no solo a nivel local.

«Cualquier daño, cortaría el acceso de la centra a la red eléctrica ucraniana tendría consecuencias humanitarias catastróficas, especialmente de cara al invierno», advirtió DiCarlo.

«Un verdadero riesgo»

El representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, afirmó que la situación relativa a la seguridad nuclear en la planta nuclear de Zaporozhie, desde la última reunión del Consejo de Seguridad, se ha «deteriorado», ya que las Fuerzas Armadas ucranianas siguen atacando el territorio de la central casi diariamente.

«Esto crea un verdadero riesgo de que se produzca un accidente nuclear con consecuencias catastróficas para todo el continente europeo», acentuó.

Nebenzia reiteró que los continuos ataques a la planta por parte de Kiev son «una consecuencia directa de la aceptación criminal de parte de sus testaferros de Occidente«. «En la última reunión [del Consejo de Seguridad] ni una sola delegación de Occidente tuvo el valor de condenar los ataques a la central por parte de las Fuerzas Armadas ucranianas y tampoco les pidieron que pararan«, recordó.

El representante ruso instó a los presentes a llamar a Ucrania para que detenga sus actividades militares en Zaporozhie, de la misma manera que se ha hecho con Rusia repetidas veces. «Parece que nuestros colegas viven en una realidad paralela, en donde los militares rusos están atacando la central que ellos protegen y utilizan sistemas estadounidenses para ello», ironizó.

El alto diplomático ruso insiste en que su país no utiliza la central con fines militares y destaca que hasta el momento se ha podido evitar un desastre nuclear gracias a la buena colaboración entre los trabajadores de la central, el personal de emergencia y las Fuerzas Armadas rusas.

En este sentido, aseguró que el Ministerio de Defensa ruso está en la mejor disposición para brindar fotografías de alta resolución que demuestran que tanto el arsenal pesado ruso como las armas ligeras no se encuentran localizadas en el territorio de la central.

Nebenzia expresó su decepción respecto a la reciente visita del secretario general de la ONU, António Guterres, a Ucrania, ya que afirmó que Moscú estaba esperanzado con que el organismo internacional instara a Kiev a detener sus ataques sobre Zaporozhie. «No escuchamos ninguna condena del secretario general sobre lo que está sucediendo; solo escuchamos llamados a que ‘las actividades militares eviten la zona'», dijo.

Finalmente, Nebenzia destacó el apoyo de Rusia a los esfuerzos del OIEA para realizar una visita a la zona de la planta, y resaltó que la misión prevista para el 3 de junio pasado no pudo llevarse a cabo por motivos ajenos a la voluntad de Moscú. En este contexto, el representante expresó su deseo de que la llegada del OIEA «confirme lo que está sucediendo de verdad en la central». «Estamos listos para brindar el mayor nivel de apoyo para solucionar cualquier cuestión administrativa u organizativa», concluyó.

En las últimas semanas, las Fuerzas Armadas de Ucrania han bombardeado con regularidad la central, creando una amenaza que puede desembocar en una gran catástrofe nuclear. El bombardeo ya ha dañado la línea de alta tensión de la subestación de Kakhovskaya, y el personal tuvo que reducir la capacidad de dos unidades de energía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here