Nuria contra Nancy: condena por difamación e injuria 

0
23

.ORIGEN DEL CONFLICTO

DIARIOPAISRD.SANTO DOMINGO GUZMAN.DISTRITO NACIONAL. El conflicto tuvo su origen en los reportajes realizados  por Piera durante los días 5, 12 19 y 26 de agosto del 2017,  en los que se cuestionaba la práctica médica para curar enfermedades  catastróficas con “cédulas madre”, realizada en la República Dominicana por el doctor Alvaro Skupin, esposo de Alvarez,  y quien es un especialista  en esa área.

Los reportajes  se centraron en la supuesta ausencia de normativas que regulen la práctica relacionada con la utilización para asuntos médicos de las “células madre” en la República Dominicana,  la falta de seguimiento e inspección por parte de las autoridades del Ministerio de Salud Pública, la carencia de supervisión de los médicos que utilizan esa práctica;  se cuestiona la efectividad de los tratamientos y  la falta de habilitación  de la clínica 3 Med Health Institute, instalada por los acusados

LA REACCIÓN DE NANCY

Provocaron  que  el 8 y el 10 de agosto Alvarez  acusara a Piera  en varios programas de televisión, en You Tube y otras  plataformas de internet, de ser  mentirosa,  asquerosa,  burra y estúpida, de  hacer los reportajes por “cuarto que le dieron”  y de «privar en seria y atacar a los políticos», de supuestamente haber sido  “amante”  durante muchos años de uno de los “ladrones más grandes  del gobierno de Leonel”, entre otras  cosas, según establece la sentencia.

En cambio, Skupin fue más mesurado al solo señalar que la investigación de la comunicadora no llegó más lejos  de su nariz, de que  se inventó un paciente y de que no vio más allá de su patio.

QUERELLA DE NURIA

Eso motivó que Piera interpusiera  una querella contra Alvarez y Skupin alegando que las expresiones de ambos eran ofensivas  hacia la honra, imagen y buen nombre de ella.

La Defensa de los acusados no negó  las imputaciones hechas en contra de Piera sino que la justificó al negar la existencia del dolor, la mala fe y la intención de difamar,  porque lo que hicieron fue defenderse de lo que consideraron una agresión a su honor y dignidad  por parte de la reportajista.

La difamación  y la injuria están contempladas en varias legislaciones, como en la Ley 53-07 sobre Delitos de Alta Tecnología, la 6132 sobre Expresión y Difusión del Pensamiento, y el Código Penal Dominicano.

La difamación es la alegación o imputación de un hecho que ataca el honor o la consideración de una persona o de una entidad, mientras que la injuria es cualquier expresión afrentosa, invectiva o término de desprecio, que no encierre la imputación de un hecho preciso.

DECISION DEL TRIBUNAL

Mediante la sentencia número 047-2023-SSEN-00021, de fecha 10 de febrero del 2023,  el juez Vladimir M. Rosario García declaró la absolución del médico colombiano, residente en Miami, Estados Unidos,  y esposo de la señora Nancy Alvarez,  señor Alvaro Skupin,  por no comprometer su responsabilidad penal en torno a la acusación.

El tribunal consideró éste lo que hizo fue atacar la investigación y no injuriar o difamar, por lo que consideró que le asiste la presunción de inocencia, consagrada en la Constitución de la República y otras legislaciones, por lo que declaró su absolución.

Con relación a Nancy Alvarez, el magistrado la encontró culpable de la comisión de los delitos de difamación e injuria, cometidos por medios electrónicos o digitales, sancionados por los artículos 21 y 22 de la Ley 53-07. El magistrado Rosario García entendió que su reacción defensiva llegó “a cuestionar el honor la seriedad, la profesionalidad, la vida íntima de la agraviada Nuria Piera”, y que de acuerdo a la Corte Interamericana, sus expresiones constituyen una “especie de afectación irrazonable al derecho a la libertad de expresión”

Entendió que los hechos denunciados en la acusación  estaban demostrados fuera de toda duda, ya que no fueron controvertidos y estaban avalados y acreditados en base a un amplio desfile de pruebas.

Justificó su decisión en la sentencia de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia, del 31 de enero del 2020, publicada en el boletín Judicial No. 1310, que establece que “que garantizar el orden jurídico y una pacífica convivencia, el umbral de dicho derecho debe limitarse a que su difusión no se encuentre impregnada de frases obscenas, expresiones injuriosas o insultantes”.

Pese a ser encontrada culpable, el Tribunal eximió a Alvarez  de ir a prisión, acogiendo el perdón de la pena, de conformidad con las disposiciones establecidas en el artículo 340 del Código Procesal Penal. Sin embargo, acogió parcialmente la acción civil accesoria, por lo que condenó a Alvarez al pago de dos millones de pesos a favor de Piera, al tomar en cuenta la decisión de la Corte Interamericana, que establece que las sanciones civiles por difamación no deben  ser de tales proporciones que susciten un efecto inhibitorio sobre la libertad de expresión.

El Tribunal también condeno a Alvarez al pago de las costas del proceso, a favor de los abogados de la comunicadora.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here