Presidente de la Suprema Corte revelo este sábado que más de 16 mil personas se encuentran privadas de su libertad en RD sin haber tenido un juicio ni dictado condena

0
115

Eso es producto del mismo sistema imperante que hay en esta nación. Idea de la redacción de este medio

DIARIOPAISRD. SANTO DOMINGO. DISTRIO NACIONAL. El presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Henry Molina, revelo este sábado que en la actualidad hay  más de 16,000 personas se encuentran privadas de su libertad en República Dominicana sin haber tenido un juicio ni dictado condena, por lo que recordó a los actores del sistema que el objetivo no debe ser imponer medidas de coerción, sino servir justicia.

“Si hablamos de inclusión, de derechos humanos y de dignidad, debo mencionar una situación que requiere el compromiso de todo el sistema de justicia, me refiero a las más de 16,000 personas que actualmente están privadas de libertad en nuestro país, sin juicio ni condena”, expresó.

Durante la audiencia solemne con motivo al Día del Poder Judicial, Molina indicó que esa cifra se traduce a que “el 61% de la población en los centros penitenciarios del país no ha sido juzgada ni tiene sentencia”.

En ese sentido, el titular de la Suprema recordó en su alocución que la imposición de la prisión preventiva como medida de coerción tiene como objetivo asegurar la integridad de las pruebas y que el imputado no evada el proceso.

Sin embargo, hizo hincapié en que esto no implica la terminación del caso ni la culpabilidad del encartado.

“La comprensible indignación de la sociedad ante los casos penales no puede justificar este desbalance. No tiene justificación en una sociedad democrática”, sentenció al tiempo que reconoció este problema ha sido arrastrado por el sistema judicial desde hace varias décadas, resaltando que no por ello es menos urgente.

Infraestructura de las instancias judiciales

En un discurso donde se resaltaron avances y retos, Henry Molina se refirió a que una de las metas de este año para el sistema judicial es mejorar la infraestructura física y digital de sus instituciones.

“La provincia Santo Domingo cuenta con espacios que no fueron pensados para tribunales. Eso genera dificultades. Se requiere replantear la infraestructura del Distrito Nacional, Santiago, San Cristóbal, La Vega y San Pedro de Macorís, que concentran alrededor del 80% de la carga”, sostuvo.

RESPALDA A LOS JUECES

En eso mismo orden en su n su discurso con motivo del Día del Poder Judicial, el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Luis Henry Molina Peña dio un espaldarazo a los jueces dominicanos, a quienes catalogó de “valientes, dedicados y honorables”.

Afirmó que los jueces del sistema han de ser orgullo del país.

 “Jueces que, de forma responsable, toman las decisiones que sus conciencias les dictan, a veces difíciles e impopulares, pero siempre buscando el apego a la tutela judicial efectiva y al debido proceso, a la Constitución y la Ley.”, aseguró.

Sostuvo que en el camino hacia la transformación del sistema de justicia han contado con la entrega y el compromiso de los más de 7,000 servidores que componen el Poder Judicial y de otros actores vitales para su funcionamiento.

Indicó que al acercarse a la mitad de su gestión ante el Poder Judicial, el desafío ha sido avanzar con paso firme hacia la meta que se trazó desde el primer día: “dar solución a los grandes problemas que afectan a nuestros tribunales y lograr una justicia al día, para garantizar la dignidad de las personas.”

 Enfatizó que tomó así el relevo de sus predecesores, que buscaron hacer frente a las necesidades de la justicia en cada momento, para seguir avanzando en los retos que plantea la realidad de hoy.

 Recordó que al asumir este mandato encontró una muralla de expedientes que impedía el ejercicio de la justicia oportuna, con personas esperando por años la solución de sus causas, y procedimientos repetitivos y obsoletos.

“Encontramos edificaciones anticuadas, incómodas tanto para usuarios como para servidores y, además, ajenas a las necesidades diferenciadas de la población vulnerable.”, subrayó.

 Agregó que encontró la urgencia de incorporar las nuevas tecnologías a la administración de justicia, así como de establecer objetivos más exigentes en materia de transparencia, independencia, medición de resultados y rendición de cuentas.

 “Esta es la realidad que ya estamos transformando. Poco a poco, no sin dificultades, pero avanzamos con decisión en la dirección correcta.”, precisó.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here