Sería grave error imponer vacunación Covid

Por Pelegrín Castillo Semán

Hay que cuidar la libertad y la responsabilidad: las autoridades deben con apoyo de otras instancias de liderazgo social enviar mensajes convincentes y precisos acerca de la necesidad de la vacunación. Es más difícil y exigente, pero es más humano y a la larga más eficaz. Imposición no… No pueden imponer vacunación: sí tienen que hacer en cambio mejor esfuerzo para convencer a la gente de vacunarse.

Todavía no he visto video explicando sistemáticamente y en forma convincente ventajas y riesgos de vacunarse y de no hacerlo, ni de otras medidas de salud: cómo mejorar las defensas inmunológicas con consumo de vitaminas y alimentos apropiados… Le sugiero al Gobierno que preside Luis Abinader que, además de la campaña que invite a la población a vacunarse, con buenos argumentos y datos, organice un esfuerzo para que la población eleve sus defensas naturales: más vitaminas claves, más sol y ejercicio, mejor alimentación, mejor actitud, y más preparación de la planta sanitaria para respuestas ante escenarios extremos….

La pandemia como la guerra plantean situaciones extremas, de excepción. Es cierto que las pandemias en cierta forma son una guerra con los virus, pero hay que evaluar en cada caso los riesgos y evitar que miedo o desinformación dominen. No es lo mismo letalidad del Ébola que del Covid, ni es lo mismo Covid con morbilidad que sin ella… El mejor recurso para luchar con Covid debe ser la propia población, pero para eso hay que confiar en la gente, darle más y mejor información confiable, convincente. Integrarla a la lucha por la salud general. La inmensa mayoría de la población responde, sin imposiciones. Si tratan de imponerla “se pone chiva” y resiste…

Personalmente, estoy convencido de que el COVID 19 fue un Chernobyl chino: un accidente en el laboratorio de virología P4 de Wuhan. Lo que está fuera de discusión es que después se manipuló la información y el curso del virus, con ánimo de guerra, y en ese contexto, se refuerza la lucha del PCCH por la hegemonía con una obscena “diplomacia de vacunas”… Desconfianza de ciertos sectores con las vacunas tiene mucho que ver con el contexto en que surge la pandemia: luego de la manipulación inicial, pésimo desempeño de OMS, rivalidades de grandes compañías farmacéuticas, diplomacia de vacunas, torpe manejo de las potencias amigas, ensayos de nuevas tecnologías. Ademas, es obvio el afán de descartar otras medidas preventivas y paliativas…

El liderazgo político nacional quiere apoyo del pueblo y su confianza, pero es renuente a confiar en el pueblo. Si confía en el pueblo y lo persuade con buenas razones y mejores actitudes el pueblo responde, por lo menos la gran mayoría. Ese ciclo virtuoso se necesita para avanzar… Por eso la importancia de dar explicaciones, motivaciones, información completa de los ventajas de vacunarse, y de los riesgos de hacerlo contra los riesgos de no hacerlo… Ese esfuerzo de manera inteligente y sostenida falta. La gente no son ganado, además, letalidad baja… El sistema de vacunación general ha funcionado por décadas. Polio, viruela, varicela, rubéola, y la población en general ha respondido bien. Es natural que ahora haya crispación, ya que es pandemia con origen dudoso, y además, las autorizaciones de vacunas son de emergencias y con tecnología nuevas… Durante el Sermón de las 7 Palabras del 2020, un sacerdote dijo verdad de a puños: el COVID le había quitado la sábana al enfermo sistema de salud de RD.

¿Cuántos centros de atención primaria tenemos en operación ? ¿Cuántos programas de salud preventiva? Y las otras enfermedades, ¿desaparecieron? Ya existen los sistemas de prueba de COVID ultrarrápidos, ¿por qué no lo hemos traído? ¿Por qué no reforzar el control en frontera?… La Constitución de RD es clara en lo que respecta al derecho a la integridad de las personas: a nadie se le puede aplicar tratamientos sin su consentimiento informado, salvo que esté en peligro su vida, y estos deben responder a estándares bioéticos internacionales. Crisis presente no autoriza obligatoriedad, sí a una apuesta por una acción social responsable… El presidente Rooselvelt dijo algo que en circunstancias como esta tiene plena vigencia: “A lo que más debemos tenerle miedo es al miedo”.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *