Riqueza a costilla del erario, ¡qué podredumbre!

La verdad es que la ciudadanía espera que desde lo más alto del poder, en lo adelante y en el futuro por el bien de la nueva generación, la patria no vuelva a ver esta desgracia, no se les den tanto importar el rango ni quien sea, ni porque tenga el cargo que ostenta al lado, tal como sucedió con el exmandatario de la nación, Danilo Medina, no debieron ocurrir esos casos aberrantes.

Estas acciones se dieron en otra época, en un tiempo que llegaban a los cargos tanto altos oficiales militares y policiales como civiles eran pobrecito y salían con tanta riqueza que a veces ni sabían que tenían, pero ¿cómo fue posible que en pasado reciente al gobernante de alguna manera no le llegaran los rumores a sus oídos de esta andanza que estaba haciendo de quien se movía como pez en el agua lentamente el Mayor General Adán Cáceres Silvestre? Su patrón inmediato al percatarse de esa podredumbre y no ordenar una exhaustiva investigación secreta, eso se debe a la impunidad rampante que ha ocurrido; quizás ahora no vuelvan a suceder estas dramáticas situaciones, porque aunque a tiempo se ha intentado, el presidente Luis Abinader inmediatamente les ha puesto freno a estas acciones pecaminosas.

Pues, ¿cómo es posible que con un salario que tenían pudiese alcanzar el capital tan grosero, que obtuvo con una fortuna que quizás dijera que tenía de alguna herencia, pero ese patrimonio fue de las arcas del erario público, como se hace contar esos expedientes tanto ahora como el primer grupo que se puede calificar de una mafia a los estilo Rusos o Italiana? ¡Qué bien! Así no, y todo por quien o quienes lo sabían desde lo más alto del poder, y prefirieron callar, y no denunciaron al jefe de Estado de la traición que quien o quienes estaban cometiendo con esa podredumbre en sus alrededores y se hiciera al menos de la vista gorda, para complacer tanto con lo militar y policial así como en lo civil. ¡Válgame Dios!

Vaya pues lo que sucedió que se estaba tan confiado de quienes estaban alrededor del exmandatario, que iban a seguir mamando la teta que dejó esta linda acción del “Jefe de Jefe”, pero ahora según los expedientes demostrados por el Ministerio Público (no se cree alguna revancha política sino con el fin de que estos sucesos no continúen en el presente ni en el futuro, así además un gobernante tiene que dejar que el Ministerio Público haga su trabajo con toda independencia), pero pensaron jamás pensaba que esa acción criminal se descubriría no por parte de quienes gobernaron por ocho años el “carguito del Poder”.

Señores, todo lo que se hace bajo el sol tarde o temprano se sabe, digo si se oculta desde lo más encumbrado pero como quiera, taparlo se sabe, okey estamos.

Esta vagabundería, según consta en los expedientes que ha formulado bajo severas investigaciones, el Departamento anticorrupción del Ministerio Público, la gente en las calles dicen que si era que estaban sin control con la acumulación de una fortuna tan grande, igual que otras que sucedieron por la impunidad de administraciones públicas del pasado, que salieron de los cargos con riquezas obtenidas no trabajando seriamente sino con los robos que se les permitían, hoy andan en las calles como si nada ha pasado.

Esos premios llegaron a su final, digo sin importar cuál pudiese ser el desenlace final del proceso penal seguido al grupo imputado por corrupción en la denominada “Operación Coral”, cuya figura central es el mayor general Adán Cáceres Silvestre. La influencia y el poder que se afirma gozaba este oficial durante el pasado Gobierno parece que apenas empieza a emerger, y quizás cueste mucho tiempo y espera para saber todos los hechos y verdades a su alrededor.

Pero basta, siendo suficiente para asombrar, conocer que el hermético oficial manejaba un centro de inteligencia paralelo al aparato instituido por el Estado, según informes. Las sucesivas revelaciones sobre este hombre dejan mucho que pensar y llegarse a la conclusiones para las deducciones, como ocurrió ayer cuando el Ministerio Público informó que Raúl Alejandro Girón Jiménez, otro pobre infeliz que sin obtener una base sólida de tener una fortuna de un día a otro -digo- creo que no fue a través de la droga acumulara riqueza uno de los imputados en el caso, tenía una habitación “con tecnología de primera” en la que tenía informaciones de las instituciones castrenses del Estado.

El fiscal Miguel Collado, encargado de presentar la acusación preliminar contra Girón Jiménez, dijo que “ese cuarto con tecnología de primera” tenía un servidor más potente que el de cualquier institución grande del Estado.

Potencia de los servidores, esta información obtenida del periódico Listín Diario, en la que se destaca que, en consultas que han hecho con especialistas del área, se han enterado que grandes instituciones tienen servidores con capacidad de 2.0 terabytes.

Mientras que el encontrado a Girón Jiménez, que es mayor del Ejército, era de 60 Terabytes. Entonces nadie sabía que estas acciones mafiosas en las que estaban de quienes están ahora, están involucrados estos “Jefazos” y los que les hacían el juego callaban los desastres que cometían en las instituciones con el fin el de no perder sus cargos, por ende que quienes hacían estos también están envarados estas acciones vandálicas encabezadas por el todopoderoso en este país, Adán Cáceres Silvestre, en los tiempo de la Administración pasada y otros de los antepasados, iba y ponía en alerta si sobre el peligro que les rodeaba y lo aceptaba que hablaran al exprimer mandatario de la nación, y no luego en horas fueran puesto en retiro si era militar, y si lo hiciera algún civil les hubiese sido peor -¡qué pena, caramba!-, acciones criminales.

Esperemos que en el futuro, el presidente Luis Abinader, quien piense imitar esta desgracia, y llegue el rumor a sus oídos ordene una investigación muy secreta de notar la verdad, enseguida sea sustituido del cargo y lo envíe a la cárcel. Tal como lo acaba de informar el gobernante, no importa quién sea que el Ministerio Público y los tribunales lo castiguen sin contemplación, así la impunidad puede ir descendiendo quizás desde ahora hacia el porvenir.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *