Pelegrín Castillo: ¿De qué sirve el muro sin nacionalidad?

Por Pelegrín Castillo Semán

Hay temas con los que no se puede negociar: nacionalidad es uno. El presidente Luis Abinader anunció ayer la apropiación de recursos para el muro fronterizo. Antes había objetado con energía la construcción de un canal en Haití para extraer agua del río Dajabon, pero ahora parece claudicar en la cuestión principal: la nacionalidad.

¿Tendremos los dominicanos que rebelarnos para que nos respeten como nación?…

Cuando Danilo Medina emitió su último decreto nacionalizando 750 haitianos como dominicanos, el Ministerio de Interior de este Gobierno nos remitió, a solicitud de ProNacion, un informe que señalaba que esos expedientes eran irregulares, incompletos e ilegales. Sin embargo, el Gobierno de Luis Abinader se negó a revocarlo, y ahora lo refuerza. También se había negado a revocar el Plan de Contingencia sobre Flujos Masivos de Migraciones elaborado por el INM… ¿De qué nos sirve el muro fronterizo si barremos con la frontera jurídica, si permitimos que los organismos internacionales y el Gobierno norteamericano nos impongan su visión de la nacionalidad y una minoría nacional de haitianos “naturalizados” por imposición extranjera decida el destino de RD? Eso sería una triste mascarada…

Si el presidente Luis Abinader le hubiera consultado a funcionarios de su Gobierno que tienen responsabilidad sobre ese tema, de seguro que le hubieran dicho que eso no podía hacerse. Pero la señal de sometimiento a los poderes foráneos no puede ser peor, y en vísperas de una negociación con Haití sobre el tema del canal, el momento no puede ser más inadecuado…

Aunque sean 50 los naturalizados, lo importante es la cuestión de principio. ¿Se hizo conforme a la Ley de Naturalización especial, cuyo Plan de Regularización precedente fue un enorme tollo? Las informaciones confiables que tenemos es que esa decisión fue resultado de presiones foráneas.. .Aunque sean 50 los naturalizados -si se concedieron con el propósito de complacer a las agencias de ONU, que están en los hechos tomando el control de muchas instituciones del Estado-, o cediendo a presiones o advertencias de EE.UU., se está violentando groseramente el artículo 3 de la Constitución que sostiene el principio de Soberanía y Autodeterminación Nacional.

El tema de la nacionalidad ha sido por décadas el tema capital en las relaciones insulares, y también con poderes mayores de la comunidad internacional: es lo que completaría y cerraría el plan de traslado masivo de familias haitianas enteras sin retorno, recomendado a Haití por ONU en Informe en 1949. Aquí, nadie puede hacerse el sueco… La integridad demográfica es tanto o más importante que la integridad territorial. El muro fronterizo es de vital importancia, y por eso lo celebramos y apoyamos, pero no es de mayor significación que el muro jurídico que debe proteger la nacionalidad, el sistema de identidad personal y el registro civil. La integridad demográfica también es vital para la supervivencia de la nación… La legitimidad de los gobiernos, y por tanto, las perspectivas de garantizar su gobernabilidad, está íntimamente vinculada a la capacidad de preservar y potenciar los atributos soberanos de la nación. Por tanto, la soberanía es un músculo que debe ejercitarse permanentemente, o se atrofia y la nación sucumbe…. Razón tenía Winston Churchill cuando decía que “la debilidad no es lo mismo que la traición, pero muchas veces tiene las mismas consecuencias catastróficas”. Es por eso que los verdaderos estadistas tienen la obligación de arrostrar todos los riesgos y peligros para preservar sus naciones. Cuando los que dirigen fallan, entonces, solo el pueblo salva la Patria…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *