“Microbiología: una carrera para enfrentar la COVID-19 y las próximas pandemias”

Por Staling Villar

Desde los inicios de Copérnico hemos observado que la resolución de un fenómeno está relacionada con la disciplina que se encargue de su estudio. Edward Jenner, considerado el padre de la vacunación y el primero en adoptar un mecanismo de inmunidad adaptativa, en la cual realizó una asombrosa práctica del método científico (observación, razonamiento, experimentación e hipótesis), desencadenando así una disminución extraordinaria de la proliferación de la viruela para su época (1798).

Hay que tener presente que este éxito inicial se debe a una observación exhaustiva y un razonamiento lógico, ya que no se basó en una verdadera comprensión de la naturaleza biológica de los agentes infecciosos (que provocaba la viruela), que surgió independientemente de otra línea de pensamiento. Robert Kouch fue quien propuso unos postulados para determinar que un agente infeccioso es el responsable de una enfermedad como la viruela, por decir un ejemplo.

Luego, surgieron diferentes científicos con base en microbiología (microbiólogos) y que aportaron bastante al entendimiento que hoy tenemos de los virus y los procariotas (bacterias y arqueas). Entre estos microbiólogos podemos mencionar a Martinus Beijerinick, Dimitri Iwanowki y Louis Pasteur, entre otros.

En la actualidad, el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) ha sido identificado como el agente causal del reciente brote pandémico de COVID-19. Los coronavirus son grandes (con los genomas más grandes de todos los virus de ARN), envueltos, con un aspecto muy característico, virus de ARN monocatenario de sentido positivo clasificados en 5 géneros: α-(alfa), β-(beta), δ-(delta), γ-(gamma) y o- (omicron) coronavirus (Bhattacharyya et al., 2020).

Los coronavirus tienen diferentes etapas o fases (de las cuales se puede estudiar e utilizar como diana para su neutralización replicativa) de replicación dentro/próximo-exterior de una célula viva:

1.- Fase de absorción
2.- Fase de penetración
3.- Fase de eclipse
4.- Fase de ensamblaje
5.- Fase de lisis

Este microartículo de divulgación científica tiene como objetivo orientar a la sociedad sobre los coronavirus y mostrar posibles líneas de investigación para contrarrestar la pandemia provocada por el coronavirus descrito más arriba, partiendo de que dichas investigaciones deben ser dirigida por microbiólogos.

Debido a que los coronavirus poseen ARN y genomas grandes se nos hace más trivial crear fármacos para estos entes biológicos. Algunas de las dianas en proceso de investigación son las polimerasas víricas dependiente de ARN, la proteasa viral y la proteína de unión del virus (PUV).

Se hace necesario resaltar la diferencia distintiva entre el virión y el virus, pues muchos investigadores y científicos confunden profundamente estos dos conceptos. El virión se puede considerar como una espora reproductiva (como analogía), pues es la que está en contacto con el ambiente, sin embargo, el virus se puede caracterizar como la célula que se infectó del virión, ya que la información genética que se sintetiza es la del virus y no la de la célula (Forterre, 2010).

En definitiva, cuando visualizamos bajo un microscopio electrónico lo que apreciamos por lo general es un virión y no un virus. Ejemplo de estos es el bacteriófagos y el virus del tabaco. Otro fenómeno destacado recientemente es la coinfección, donde un huésped puede ser infectado por dos virus de diferentes familias al mismo tiempo/espacio (un coronaviridae y un influenzae, los llamados Fluorona) o por virus de la misma familia, pero de diferentes variantes (el coranavirus Delta y el coronavirus Omicron, dando así el Deltacrom) (Díaz, 2021).

Esta distinción entre virus y virión descrita anteriormente es lo que ha hecho un poco complejo encontrar un fármaco eficaz para neutralizar un virus, pues aquellos virólogos están objetando un blanco incierto, ya que los fármacos deben ir dirigidos al virión y no al virus. Recientemente Artese et al. (2020) descubrieron, en su trabajo de revisión, que las terapéuticas contra los virus más eficaces son las que están dirigidas al virión y no al virus como se pensaba.

En conclusión, se hace necesario con carácter de urgencia que en República Dominicana se realicen investigaciones básicas efectivas contra la fase o etapa de replicación del SARS-CoV-2, o cualquier otro virus, ya que, esto puede ayudar al desarrollo de la virología en nuestra sociedad.

Y como dice Manuel Salazar: “Cuidar la salud es un acto revolucionario”. En ese sentido, debemos cuidar la salud, pero sin descuidar la investigación científica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *