Escribe Manuel Salazar: «Tres eslabones vitales de la unidad y la lucha popular»

Por Manuel Salazar

En este momento del país político, concurren tres temas que son vitales para la lucha política popular.

1.- El de la corrupción, en torno al cual se hizo el movimiento social de más envergadura de los últimos 25 años, la Marcha Verde, que fue vital para desmontar al PLD y lograr el cambio que llevó a Luis Abinader y el PRM al Gobierno.

De tal manera, las esperanzas de que las cosas cambien para mejor en el pais, están indisolublemente vinculadas al éxito que pueda tener el esfuerzo de persecución y castigo a la corrupción que en este momento desarrolla la Procuraduría General de la República, con doña Miriam Germán y su equipo al frente.

Esas esperanzas recibirían un revés si ese esfuerzo colapsa. Asentaría la sensación de derrota histórica, de que nada hay que hacer por este pueblo, país y nación.

2.- El de las tres causales, un asunto de derechos y, en consecuencia, político y social. Pero con una fuerte carga ideológica. El más integral de todos los elementos de lucha popular en este momento, porque es político, social e ideológico.

El que determina cuánto de medioevo, conservador, hay en el país y especialmente en el Gobierno/PRM.

El que más pone a prueba las características del gobierno de Luis Abinader y el sector hegemónico del PRM. Así porque en campaña electoral dijeron estar de acuerdo con este derecho de las mujeres; como por su orientación política/ideológica.

Se comprometió en campaña electoral con un derecho, y hace lo contrario una vez llega al poder.

Se presenta como liberal/progresista en la campaña electoral, y se comporta conservador, dominado por el Opus Dei, en el poder.

3.- La privatización de bienes públicos y el daño a los recursos naturales, ambos cruzados por el eje de la política de Alianzas Público/ Privada, central en la estrategia del gobierno.

Es la negación al interés nacional y popular, planteado por los gloriosos patriotas y revolucionarios del 14 – 20 de junio de 1959, que se propusieron derrocar la dictadura de Trujillo, confiscar los bienes de este, y democratizar la propiedad económica, haciéndola pública.

Lucha que concretó en la Constitución de 1963, y que continuaron los civiles y militares constitucionalistas que se alzaron en armas el 24 de abril de 1965 contra la oligarquía, con el Coronel Caamaño a la cabeza.

Tres eslabones vitales que unen el presente y el futuro inmediato del pueblo dominicano.

Con esa convicción, hay que seguir en unidad, para que se levante poderosa la lucha popular, de masas; con la voluntad de lograr la condena a la corrupción; de derrotar la política e inconductas del gobierno y el sector hegemónico del PRM, respecto a las tres causales, la privatización, y el daño a los recursos naturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *