El mayor Girón revela que cobraban hasta 14 veces y se «inventaban» cargos para ganar más

DIARIO PAÍS, SANTO DOMINGO.- Los implicados en el escandaloso caso Coral cobraban hasta 14 veces en el Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (Cusep) y el Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur), poniendo gente en nómina y beneficiándose ellos mismos con esos ingresos espurios, afirmó anoche el mayor Raúl Alejandro Girón.

A pesar de ser uno de los imputados en el caso, Girón, que ha saltado a la palestra por sus estremecedoras revelaciones ante el tribunal, habló más como acusador que como acusado.

En efecto, el Ministerio Público habría negociado con él para que ofrezca su testimonio a cambio de recibir una condena leve, menos severa que la proyectada para los demás acusados.

Ante la jueza Kenya Romero, de la Oficina de Atención Permanente, el mayor Girón explicó que «saturaron la capacidad de todos los que recogían dinero», pues ya no tenían más personas que poner en nómina y ellos mismos se ponían para cobrar más. Por ejemplo, dijo que él cobraba 70 mil pesos por un lado y 180 mil por otro, mientras le «inventaban» otros cargos para que ganara más.

Uno de esos cargos inventados tenía que ver con inteligencia o seguridad nacional, área que «no se audita» y donde «se hace el fraude nacional».

La saturación de la nómina, apuntó, se tornó insostenible y ya no se podía justificar, pues cada mes variaba la cantidad de gente que cobraba. Si hubiera sido un solo mes se podría justificar, pero ya era «injustificable» por exceso de la nómina y la repetitiva cantidad de veces que cobraba la «misma gente».

Girón guardó en su celular los mensajes que, dijo él, le enviaba Núñez De Aza con los nombres, fotos y montos de las personas que serían incluidas en nómina. Al final los nombres se agotaron y tuvieron que inflar los cargos de cada uno, para así abultar sus ya fabulosas ganancias.

Según él, las pruebas de su fuerte testimonio están en poder del Ministerio Público, que las obtuvo mediante interrogatorios y allanamientos «inteligentes» que supieron hacer.

Girón aseguró que todo había que informárselo al mayor Adán Cáceres Silvestre, que era la cabeza de la mafia y que usaba al coronel Rafael Núñez de Aza como la «vía» para comunicarse con los subalternos mafiosos.

De esta forma confesó lo que sabía y «embarró» al coronel Rafael Núñez De Aza, acusándolo de ser «el cuerpo de la telaraña» mientras todos los demás son «las patas».

«No son los corderitos humildes que le han querido vender a usted, que son unas personas con un poder que usted no se imagina y lo saben aplicar, porque son macabros aplicando el poder», tronó contra los otros acusados.

Más revelaciones

Girón siguió revelando que el Ministerio Público le hizo dos requerimientos al Cusep: uno para reportar los cargos que desempeñaban los imputados, y otro para que le enviaran las nóminas correspondientes al período en que Adán Cáceres dirigió la entidad (2012-2020).

Así también, dijo que los encartados militares se creían todopoderosos y eternos en el poder, por lo que cometieron excesos y se ensuciaron con el lodo infame de la corrupción.

«Esas autoridades que estaban en ese momento jamás les pasó por la cabeza que se irían del poder. Cuando usted se siente tener el poder del mundo más un poco más, eso lo hace descuidarse; ya usted no guarda la forma», manifestó.

El mayor sostuvo que el habilidoso Núñez De Aza detectaba a tiempo a los militares que podían ocupar puestos relevantes, y «pretencioso» y perspicaz como era, atinó a identificar a Cáceres Silvestre como el jefe de seguridad del ahora expresidente Danilo Medina.

El coronel le sugirió que comprara apartamentos, porque esas cosas «nadie las ve», y le recomendó también que haga todo con préstamos.

Girón señaló que los militares que están detrás del presidente de la República, por lo general no se pensionan y suelen mantenerse activos mientras el exmandatario siga vivo. Así mantienen su poderoso influjo sobre los subalternos.-

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *