¿Cuáles son los grandes desafíos que debe afrontar el presidente Biden? Iván Gatón responde

DIARIO PAÍS, SANTO DOMINGO.- ¿Cómo se perfila en el tablero mundial la política exterior de Estados Unidos bajo la nueva administración del presidente Joe Biden? ¿Cuáles son los grandes desafíos del flamante Gobierno estadounidense? ¿Se vislumbra desde ya un verdadero cambio en las relaciones internacionales?

Estas y otras inquietantes preguntas son bien pensadas y respondidas por Iván Ernesto Gatón, internacionalista, catedrático reputado y pensador geopolítico.

Para él, la nueva administración estadounidense afronta retos urgentes: China y Rusia, el cambio climático y el multilateralismo, Irán, lo migratorio, Cuba y Venezuela.

Gatón piensa que China es «el gran rival de Estados Unidos», pues se ha convertido en la «fábrica del mundo» y en el líder de la tecnología 5 G y 6 G.

Quiero citarlo:

«No es solamente que China posea gran parte de la deuda de los Estados Unidos de América, que las empresas estadounidenses se hayan mudado a las tierras de Shi Huan Di, que China sea la fábrica del mundo, que haya llevado a cabo el acuerdo comercial que ha permitido crear la mayor zona de libre comercio del planeta (Asociación Económica Regional, RCEP, por sus siglas en inglés), que haya suscrito un acuerdo de inversión con la Unión Europea (a pesar de la oposición estadounidense, incluyendo la del presidente Biden), que tenga una presencia económica importante en África y América, que haya desarrollado un proyecto espacial a solas que les permite enviar sondas al lado oculto de la luna, que sea el país número uno en el uso y desarrollo de la tecnología 5 G (y con pasos de avances en la tecnología 6 G, ya envió una nave espacial con esta tecnologia al espacio exterior), es que su élite política tiene un proyecto de largo plazo, en el que las fisuras y diferencias que las luchas por el poder provocan pueden ser limitadas y/o eliminadas».

El experto cree que Estados Unidos le seguirá temiendo al «oso ruso», sobre todo porque la nación de Putin estrechó su alianza con el «dragón asiático».

Así, lo que se observa es un desplazamiento de la hegemonía mundial hacia el Pacífico, donde espera China con su paciencia milenaria para despuntar como la gran potencia del mundo: lentamente va poniendo en jaque a Estados Unidos y su hegemonía occidental.

Irán y el cambio climático

Pasando a Irán, Gatón estima que será un trago difícil de ingerir, pues la antigua Persia ha echado raíces muy hondas en incordios tan alarmantes como el armamento nuclear, Hezbollah y Yemen. Todo eso, sumado a la teocracia iraní, han convertido al país en una presencia incómoda y odiosa para Estados Unidos.

Aun así, Biden ha recuperado el rumbo de las negociaciones con Irán, sobre todo en materia bélica a través del acuerdo nuclear de 2015. Claro, los avances dependerán de la voluntad iraní para asumir el enfoque estadounidense.

El cambio climático es otra pieza del nuevo rompecabezas de Washington. Biden lo está armando. En efecto, reasumió ya el Acuerdo de París, después que Trump lo repudió y abandonó. Para ello ha nombrado a John Kerry, el exsecretario de Estado de la administración Obama. La perspectiva es tan promisoria que ya se habla de una Cumbre Mundial Climática.

Otra señal luminosa es el celebrado regreso de Estados Unidos a la Organización Mundial de la Salud, un paso que apunta -otra vez- al multilateralismo exaltado de Obama y desechado por Trump.

Gatón repara en el cambio de política migratoria operado por Biden. Es un giro realmente «copernicano», puesto que procura beneficiar a 11 millones de inmigrantes, a los dreamers -esos soñadores que no acaban de vivir el «sueño americano»- y a los forzados emigrantes de Centroamérica. Honduras, El Salvador y Guatemala recibirán más de 4 mil millones de dólares para frenar la migración forzada.

Venezuela y Cuba

Según nuestro académico, Biden pretenderá descongelar las relaciones con Venezuela y Cuba, tal y como lo hiciera Obama. (Se observa una resurrección plena de la administración Obama. Gatón va más lejos aún, de forma concluyente: «La administración Biden se vislumbra como una versión postTrump de la antigua administración Obama».)

Washington deberá renunciar a las «políticas de sanciones hostiles, ya que estas no han dado los resultados esperados», y «tendrá que revisar la decisión del gobierno de Trump de incluir a Cuba en la lista de países patrocinadores de terrorismo, así como las restricciones impuestas a los viajes y remesas».

«En el caso de Venezuela, es evidente que habrá un cambio de estrategia que conducirá a negociaciones con Maduro, dado el fracaso de Juan Guaidó. Asimismo, como expresara Gerardo Lissardy, corresponsal de BBC en Nueva York, en un artículo publicado el 25 de enero del presente año, se mantendrán sanciones a individuos por corrupción y abusos de derechos humanos, pero se revisarían las sanciones económicas que pudieran permitir un avance a una transición democrática».

Después de observar, reflexionar y vislumbrar los nuevos tiempos, Gatón sigue creyendo en un mundo mejor, más libre y solidario. Su ideal, kantiano, podría resumirse así: Solo la humanidad salva a la humanidad.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *